Osteopatía pediátrica en el tratamiento de los cólicos del lactante del Dr. Luis Miguel Alonso

Los cólicos del lactante son conocidos por las madres y padres primerizos, así como también por el resto de la familia, amigos e, incluso, los vecinos. El bebé llorando inconsolablemente oprime el corazón de cualquiera y más cuando se extiende durante horas y consigue hacer perder la paciencia al más sufrido.

Pero no existe un medicamento válido para tratar esta dolencia. La industria farmacéutica medica no ha conseguido sintetizar el fármaco que cure los cólicos del bebé, pero hay otras opciones que sí que han demostrado ser eficaces. Y la osteopatía es una de ellas.

¿Qué son los cólicos del lactante?

Es curioso que se hable tanto de los cólicos del lactante y se conozca tan poco de su origen o sus causas. Suelen aparecen después de las dos primeras semanas de vida del bebé y, en la mayoría de casos, suelen desaparecer entre los 3 y los 5 meses.

CONTACTA CON EL DOCTOR

    He leído y acepto la política de privacidad

    Llámanos para concertar una cita y conocer tu patología y grado

    LLÁMANOS

    ¿Cuáles son los síntomas en los cólicos del lactante?

    Cuatro son los síntomas más evidentes por los que se detecta que un bebé, que se encuentra bien alimentado y tiene una buena salud controlada por su pediatra, está sufriendo de cólicos:

    • Episodios de llanto predecibles. El lloro suele repetirse cada día a la misma hora, generalmente, a última hora de la tarde. En algunos casos, dura sólo unos minutos, aunque es más corriente que se extienda durante tres horas o más.
    • El llanto es muy intenso, agudo e inconsolable.
    • El bebé llora sin causa aparente, es decir, no padece frío o calor ni tampoco hambre o sed. El llanto provocado por los cólicos llega y se va, sin explicación.
    • Cambios de postura. Dado que el bebé se siente incómodo, los cambios de postura son frecuentes: encoge las piernas, aprieta los puños y tensa los músculos del abdomen. En su cara, podemos leer irritabilidad y agitación.

    Posibles causas

    La aparición de los cólicos en los bebés todavía sigue siendo un misterio para la medicina. Se sabe que afectan tanto a niños como a niñas y que también afectan por igual a bebés lactantes de leche materna y a aquéllos que son alimentados con leche de fórmula.

    Existen varias teorías sobre el origen del cólico del lactante, relacionadas a tres grupos de causas: digestivas, alérgicas y psicológicas.

    • Intolerancia a la lactosa materna o las proteínas propias de la leche-
    • Sistemas digestivo y nervioso todavía inmaduros, aún en desarrollo.
    • La ansiedad, estrés o irritabilidad de los padres y el entorno, el cual se transmite al bebé.
    • Madre fumadora o consumidora de algún otro tipo de sustancia que pudiera haber sido tóxica para el feto, como ciertas medicaciones (durante el embarazo).

    ¿Cómo puedes aliviar el llanto de tu bebé?

    Cuando se consulta al pediatra o  a otros padres, es común encontrarse con la palabra “paciencia”. Es lo que parece recomendar todo el mundo, que hay que aguantar y ser pacientes hasta que los cólicos se pasen solos, que es cuestión de tiempo, etc.

    A continuación, se explican algunas de las estrategias más eficaces y que se pueden poner en práctica para calmar el llanto del bebé.

    ALIMENTACIÓN

    La alimentación es muy importante para mejorar todo tipo de problemas de nuestro organismo. En en este caso en particular, tratándose de los cólicos del bebe, pueden tomarse las siguientes estrategias:

    • Siempre es aconsejable mantener al bebé lo más erguido posible durante las tomas.
    • Se deben realizar pausas y ayudarle a expulsar gases ya que, como se indicaba anteriormente en las posibles causas, es probable que los cólicos tengan relación con un incompleto desarrollo del sistema digestivo.
    • En la situación de bebés alimentados con leche materna, si existiera un historial de alergias en la madre o  familia, siempre se recomienda eliminar de la dieta de la madre los alimentos potencialmente alérgenos.
    • También es importante comprobar el modelo del biberón o de la tetilla, así como asegurarse que estos no produzcan entrada de aire al succionar y, en el caso de ocurrir, cambiarlos por alguno que no permita entrada del aire que traga el bebé al succionar.

    ASPECTOS PSICOLÓGICOS Y AMBIENTALES

    Modificar e influir en los diferentes aspectos psicológicos y ambientales, son también parte de las estrategias más eficaces para aliviar el llanto del bebé:

    • Coger al bebé en brazos y estrecharle para que sienta cercanía y calor.
    • Ofrecerle un chupete.
    • Mecerle, pasear con él en brazos o en el carrito.
    • Crear una atmósfera de quietud y tranquilidad con sonidos repetitivos de fondo: el tic tac de un reloj, el movimiento continuo de un ventilador o una grabación de las olas del mar rompiendo en la orilla. Este método suele ser muy efectivo.
    • Si no se ha conseguido calmarle, puede probarse a acostarle y dejarle 5 ó 10 minutos solamente, prestando atención a su reacción.

    Osteopatía infantil para tratar los cólicos del lactante

    La osteopatía va a ayudar al bebe a reducir la rutina diaria de llanto inconsolable. La osteopatía pediátrica se centra en el problema de los cólicos del lactante, desde el punto de vista de las posibles tensiones físicas en los tejidos, acumuladas por el bebé durante el período de gestación, el parto y en este constante desarrollo, especialmente, en la zona visceral y del sistema digestivo del bebé, aunque en ocasiones también están implicadas en estas tensiones musculares la nuca y las regiones lumbar y sacra.

    El osteópata realizará un análisis minucioso del bebe físicamente, para confirmar el diagnóstico de cólico y descartar otras posibles patologías con síntomas similares como el llanto del bebé. La atención del osteópata se centrará en diferentes partes del cuerpo, a través de manipulaciones y masajes suaves que ayudarán a mejorar los movimientos intestinales del bebé.

    El tratamiento es totalmente indoloro. Tras la primera sesión, ya se suele notar mejoría, aunque puede ser necesaria una segunda sesión más para terminar con los síntomas del cólico de forma definitiva.