Tratamiento de hernia discal lumbar del Dr. Luis Miguel Alonso

¿Qué es una hernia discal lumbar?

Se denomina discos intervertebrales a las almohadillas que están entre las vértebras que las separan y amortiguan el peso. Estos discos intervertebrales están compuestos por un tejido cartilaginoso y, cuando esté disco rompe y sobresale, se le llama hernia discal.

Normalmente, las hernias discales de la zona lumbar suelen darse en los discos comprendidos entre las vértebras L4 , L5 y S1, ya que son los discos que más carga reciben en la biomecánica humana, coincidiendo con la transición de las dos últimas vértebras lumbares al sacro.

La hernia discal lumbar puede producir un dolor conocido como ciática, pérdida de sensibilidad (parestesia) o pérdida de fuerza en la pierna.

CONTACTA CON EL DOCTOR

    He leído y acepto la política de privacidad

    Llámanos para concertar una cita y conocer tu patología y grado

    LLÁMANOS

    ¿Cuáles son los síntomas de una hernia discal?

    Cuando el disco herniado sobresale presionando alguna raíz nerviosa, los síntomas más habituales son dolor en la zona lumbar, también conocido como lumbalgia, y dolor en la raíz nerviosa presionada que puede irradiar hacia la pierna, produciendo dolor conocido como ciática, pérdida de sensibilidad (parestesia) o pérdida de fuerza en la pierna.

    ¿Qué tratamientos médicos existen en la hernia discal?

    Los tratamientos a valorar en una hernia discal son:

    1. Tratamiento conservador: como fisioterapia, osteopatía y rehabilitación, para restaurar la función de la columna vertebral y eliminar el dolor. Sería siempre la primera elección de tratamiento, ya que es la menos agresiva y con menos efectos secundarios.
    2. Tratamiento farmacológico: con medicamentos antinflamatorios, ya sea vía oral o infiltraciones para controlar el dolor. Es una opción, en los momentos en los que las crisis de dolor son insoportables, pero no debemos olvidar que solamente estamos tratando el síntoma y no la causa, por lo que no se recomienda de forma continuada, pues genera efectos secundarios con un consumo a largo plazo.
    3. Tratamiento quirúrgico (cirugía): es el más invasivo y de más riesgo de todos los demás tratamientos. Por ello, sólo se prescribe médicamente como última opción, en los casos donde no responde positivamente el tratamiento conservador.

    Si me han realizado en el pasado una cirugía de hernia discal y tengo dolor, ¿puedo tratarme?

    Por supuesto que sí. De hecho, muchos pacientes acuden a consulta después de una cirugía realizada en su hernia discal. Un estudio, realizado a cerca de 7.000 pacientes con cirugías realizadas por hernia discal, demostró que, en el transcurso del año siguiente, el 50% de los pacientes seguían presentando los mismos síntomas o fueron apareciendo los mismos síntomas que antes del tratamiento quirúrgico.

    En el método de tratamiento especializado en hernia discal del Dr. Luis Miguel Alonso, para el caso de los pacientes que presentan una hernia discal operada, se realiza un estudio minucioso de la sintomatología clínica que presenta el paciente, en la que se valora el tipo de dolor lumbar, recorrido del dolor, si existe raíz nerviosa implicada y dolor referido de ciática referida a la pierna, si existe limitación de movimiento, etc.

    Con la información recogida, se establece un plan de tratamiento personalizado con los objetivos del tratamiento, a través de los cuales se quiere corregir y mejorar la salud del paciente.

    Este plan de tratamiento tiene en cuenta los diferentes tipos de cirugía realizada en el paciente, para optimizar el éxito del tratamiento.

    Los tipos de cirugía más habituales

    • Disectomía o microdiscectomía: es una operación para extraer el material de un disco lumbar que está oprimiendo una raíz nerviosa o médula espinal. Es la más habitual actualmente y la suele realizar un neurocirujano.
    • Laminectomía: es una cirugía que busca ampliar canal espinal y crear más espacio para los nervios, en la cual se recorta o se quita una porción de la lámina de una vertebra.
    • Artrodesis o fusión espinal: es una cirugía que habitualmente incluye la introducción de dispositivos médicos, como placas, tornillos y varillas, con la intención de eliminar el movimiento articular de la vértebra implicada. Está intervención se suele realizar por un médico traumatólogo y suele ser la que más restricción y limitación de movimiento genera al paciente.
    • Implante discal o reemplazo por disco artificial: es una cirugía que tiene como finalidad sustituir el disco dañado por una prótesis discal artificial. Suele ser realizada por un médico neurocirujano.

    En todos los casos, se aplica la misma combinación de terapias que en el tratamiento de la hernia discal (fisioterapia, osteopatía, acupuntura y nutrición clínica), individualizando y personalizando el tratamiento a cada paciente y su patología, en las que se busca eliminar el dolor, mejorar la función y movimiento de toda la columna de forma global, etc., con la diferencia de que se respetan las características propias de cada cirugía y las limitaciones de movimiento que produce la cirugía en el segmento vertebrar al operado, pero siempre optimizando su recuperación.

    El Dr. Luis Miguel Alonso lleva realizando su tratamiento especializado en hernia discal cervical desde hace más de 10 años en su consulta consiguiendo excelentes resultados

    El método de tratamiento especializado en hernia discal del Dr. Luis Miguel Alonso

    El método desarrollado para el tratamiento especializado en hernia y protrusión discal del Dr. Luis Miguel Alonso está diseñado para abordar todas las estructuras implicadas en las hernias discales, vértebra, disco y raíz nerviosa, desde una perspectiva global incluyendo los aspectos biomecánicosbioquímicos específicos de las discopatías, consiguiendo un alto porcentaje de éxito, el cual lleva aplicando más de 10 años con muy buenos resultados.

    El Dr. Luis Miguel Alonso lleva a cabo el tratamiento especializado en hernias de disco aplicando y combinando, de forma estratégica, las diferentes materias y terapias clínicas en las que esta formado, como son la fisioterapia y rehabilitación, la osteopatía, la acupuntura y la nutrición clínica.

    Comienza con el diagnóstico minucioso de la sintomatología clínica del paciente, por medio de exámenes físicos de la columna vertebral mediante la evaluación del dolor, la sensibilidad y fuerza del paciente, así como la realización de test neurológicos y musculares, para determinar el tipo de hernia discal cervical, así como valorar los daños en discos intervertebrales  y raíces nerviosas implicadas en la hernia de disco del paciente.

    En casos concretos, puede ser necesaria una prueba diagnóstica, como la resonancia magnética (IRM) de la zona cervical, para complementar el correcto diagnóstico de la hernia discal cervical.

    A partir de esta recogida de datos, el Dr. Luis Miguel Alonso establece un plan de tratamiento adecuado para cada uno de sus pacientes.

    En la estrategia terapéutica del Dr. Luis Miguel Alonso en el tratamiento de la hernia discal, uno de sus pilares fundamentales es la terapia manual y los conocimientos en osteopatía con la que, mediante las manipulaciones vertebrales osteopáticas adecuadas, modifica y corrige la posición del disco herniado, alejando lo más posible la hernia de la raíz nerviosa, deshaciendo el pinzamiento, disminuyendo y eliminando tanto el dolor de ciática como el de la lumbalgia.

    Mediante la aplicación de la medicina tradicional china y las técnicas de acupuntura y electroacupuntura, se  logra un gran efecto en la neuromodulación del dolor, mejorando la sintomatología del nervio y eliminando el dolor de la ciática al igual que la parestesia, recuperando la sensibilidad, fuerza y buena función de la pierna.

    El Dr. Luis Miguel Alonso aplica la fisioterapia en el tratamiento local de la vértebra y la musculatura en la zona lumbar, reduciendo la compresión intradiscal, mejorando la biomecánica y movilidad de la columna, y eliminando la presión excesiva sobre el disco, previniendo la degeneración progresiva del disco herniado, consiguiendo un estado de salud óptimo del disco y el evitando el agravamiento clínico futuro de la hernia discal.

    El tratamiento especializado en hernia de discal del Dr. Luis Miguel Alonso se enfoca y trabaja, desde el primer día, la rehabilitación personalizada del paciente para mejorar y mantener la fuerza y la correcta funcionalidad de la columna, así como el tratamiento global postural y las cadenas musculares, mediante la  prescripción de ejercicios terapéuticos, basado en el diagnostico específico de la hernia discal de cada uno de sus pacientes, complementando y acompañando durante todo el tratamiento.

    Para el tratamiento específico del nervio dañado, eliminar la inflamación de la raíz nerviosa y el dolor de la ciática, aplica un tratamiento de fisioterapia neurológica especializada en la manipulación neuromeníngea, destinada a la recuperación de la movilidad nerviosa y a restaurar sus funciones sensitiva y motora.

    Desde el primer momento, el tratamiento nutricional individualizado aborda el entorno bioquímico del paciente, como refuerzo al tratamiento biomecánico, para mejorar la nutrición, oxigenación y óptimo estado de salud de las estructuras implicadas en la patología de hernia discal, disco y raíces nerviosas, para regenerar estructuras degeneradas así como mejorar la inflamación y dolor crónico, que la lesión de hernia de disco genera en sus pacientes.

    La mesoterapia está incluida en la propuesta de tratamiento de hernias discales y protrusiones del Dr. Luis Miguel Alonso, concretamente en los casos que se precise un refuerzo en la nutrición y oxigenación del tejido implicado en la lesión. De forma localizada, se podrá aplicar mediante la técnicas fisioterapia invasiva de mesoterapia con micronutrientes (complejos vitamínicos y minerales) y antioxidantes específicos, para mejorar la nutrición del disco dañado así como de sus raíces nerviosas comprimidas y evitar la degradación y oxidación del mismo, protegiendo y previniendo la cronificación de la patología, así como modular la inflamación y eliminar el dolor.

    Finalmente, en el método del Dr. Luis Miguel Alonso también se realiza un estudio específico a cada paciente, elaborando  una prescripción de rehabilitación preventiva en hernia discal adaptada a cada paciente, basada en ejercicio terapéutico, con el fin de  mantener los beneficios conseguidos durante la terapia y prevenir recaídas o futuras crisis de dolor.

    Se enseñará al paciente con hernia discal una rehabilitación preventiva y de mantenimiento, que comenzará a realizar en consulta bajo supervisión y seguirá aplicando el paciente por su cuenta, acompañada de pautas específicas de readaptación a las actividades de la vida cotidiana o  a trabajos que precisen esfuerzo físico o deportes que practique el paciente, logrando una readaptación sin riesgos, segura y permanente.